EL SEXO Y PENÉLOPE

Sin poder parar de sonreír, finalmente a Penélope la abrazo la almohada y cayó en un sueño profundo. Dormía plácidamente, cuándo de repente, aún de madrugada, se despertó...

Blog de WordPress.com.

Subir ↑