EL TINTINEO DEL CARILLÓN

Sacude el viento que nos llama,

                                               el tintineo del carillón.

Frente a frente nos paramos, superados de intención.

Ojos hambrientos, sedientos, atrapados de emoción

 

Sonrisas temblorosas, bombean a mil el corazón;

Impetuosos nuestros labios, anuncian fuego sin control.

 

El calor de nuestras manos, susurrándole a la piel;

Olores embriagadores, verbenas de colores…

 

Pupilas dilatadas,

pulsaciones disparadas,

pasiones desbocadas,

atracción descontrolada.

 

Senderos sinuosos nos invitan a pasar,

escalamos las montañas, visitamos recovecos,

embestimos nuestros cuerpos, adentrándose en el ser…

¡Imposible contener!

 

Las miradas nos ahogan, los instintos nos desatan,

brazos fuertes que sostienen, en volandas la pasión,

la caricias y el deseo, lo prohibido ya no queda,

enloquecidos… sin razón.

 

La electricidad nos recorre, el temblor nos acaricia,

arrebata la consciencia, robando la noción.

 

Sacude el viento que nos llama,

                                              EL TINTINEO DEL CARILLÓN.

 

El Tintineo del carillon

Sacude el viento que nos llama,
                                               el tintineo del carillón.
 
Frente a frente nos paramos, superados de intención.
Ojos hambrientos, sedientos, atrapados de emoción.
 
Sonrisas temblorosas, bombean a mil el corazón;
Impetuosos nuestros labios, anuncian fuego sin control.
 
El calor de nuestras manos, susurrándole a la piel;
Olores embriagadores, verbenas de colores…
 
Pupilas dilatadas,
pulsaciones disparadas,
pasiones desbocadas,
atracción descontrolada.
 
Senderos sinuosos nos invitan a pasar,
escalamos las montañas, visitamos recovecos,
embestimos nuestros cuerpos, adentrándose en el ser...
¡Imposible contener!
 
Las miradas nos ahogan, los instintos nos desatan,
brazos fuertes que sostienen, en volandas la pasión,
la caricias y el deseo, lo prohibido ya no queda,
enloquecidos... sin razón.
 
La electricidad nos recorre, el temblor nos acaricia,
arrebata la consciencia, robando la noción.
 
Sacude el viento que nos llama,
                                              EL TINTINEO DEL CARILLÓN.

2 comentarios sobre “EL TINTINEO DEL CARILLÓN

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: